viernes, 30 de septiembre de 2016

¿Está de moda la Libertad Financiera? (II)





En la última publicación reflexionaba sobre el concepto de riqueza por ser la primera idea al pensar en LibertadFinanciera.

También dejaba abiertas dos preguntas: ¿qué es esto de la libertad financiera? y ¿realmente se puede conseguir?


No tengo duda de que hay personas con esta libertad, de hecho conozco a varias que viven en el anonimato y disfrutan de un ritmo de vida muy diferente al de la mayoría.

Lo cierto es que ninguno de ellos viaja en jet privado, tampoco viven todos en casas con piscina y mayordomo, y solo algunos tienen un deportivo en el garaje.

Entonces me preguntarás, ¿por qué considero que la han alcanzado?

Pues bien, comparten un punto en común: eligen sus vidas desde que se levantan hasta que se acuestan. Mantienen un día a día planificado por sí mismos, con orden, ilusión y gran satisfacción personal. Se dedican a lo que de verdad les apasiona, no tienen sensación de falta de tiempo y pasan horas con quien realmente desean.


¿Qué significa esto?


No tienen contrato por cuenta ajena, ninguno tiene la exigencia de un horario marcado. Tampoco la de unos jefes a los que reportar, ni unas fechas forzadas para irse de vacaciones.

No viven a contra reloj, con la sensación de no llegar a ninguna parte y pueden dedicar tiempo a disfrutar de su gente y de sí mismos.

Han organizado su economía doméstica en base a una serie de gastos predefinidos y se ciñen a ellos. Tienes organizados sus ingresos en torno a unos negocios que requieren poca (que no ninguna) atención por su parte. 


En definitiva, están más tranquilos, disfrutan más del día a día y tienen unas relaciones cercanas con su entorno. 

Eligen no ser borregos dentro de una sociedad occidental acostumbrada a un único estilo de vida.  Reconocen que la seguridad que se nos vende no real.

Han aprendido que hay otras opciones que pueden dar mayores frutos, aunque eso suponga inestabilidad, incertidumbre y miedo.


Pero sobre todo, han aceptado que su crecimiento vendrá definido por la cantidad de veces que vivan situaciones incómodas y fuera de su control. Estas situaciones, con el tiempo y la experiencia, pasan a ser más sencillas y cómodas y nos acercan más a esta idea de libertad.



Por tanto, aunque nuestra educación nos dice constantemente que esa es la única opción de vida posible para la mayoría, no tiene por qué serlo para quien se lo plantea, y decide ponerse a ello.

Conseguirlo está al alcance de quien tiene su propósito claro, disciplina, perseverancia y valentía.

Entonces, ¿qué puede denotar más libertad financiera que elegir mi propia vida, definir de qué forma vivirla, disfrutarla, aprenderla y conseguir que el dinero no sea una complicación principal?

Mi conclusión por tanto es que la libertad financiera es un término que se ha puesto en un pedestal, el reto de unos y el sueño de  otros. No conviene empeñarse en alcanzarla puesto que es difícil de definir, cada uno de nosotros la entiende de una manera.

Lo interesante entonces es vivirla como la Felicidad: marcando un camino, y aprender todos los recursos posibles para disfrutar al máximo del proceso. 



En la próxima publicación comentaré de qué manera ayudarnos a dibujar el camino.


Javier Gómez Coach.


2 comentarios:

  1. En este caso no estoy muy de acuerdo contigo Javier. Se puede tener todo en la vida, muchísimo dinero y muchísima libertad. De hecho bastante dinero da bastante libertad para realizar sueños, no cumplir horarios e ir a por otros sueños mayores.

    Aquí se mezclan varias cosas, salir de la caja siempre es difícil, ya sea la caja del "empleo", de la "autoempresa", etc. Lo difícil es poner la escala de valores en consonancia con el universo material en que vivimos que nos empuja a ciertas necesidades que colmar.

    Pero volviendo al tema del título, sí estoy de acuerdo a que el concepto "libertad financiera" está super manido y se ha abusado de este tanto, que ya está casi vacio de contenido, y sería bueno redefinirlo en cada ocasión, a qué nos referimos con ello.

    Saludos muy cordiales de nuevo, veo que tocas temas interesantes.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pablo por tu lectura y comentario.

    Considero que tenemos un mismo punto de vista, considerando la riqueza en dinero y en tiempo y ajustándola a la necesidad de cada uno.

    Como bien dices, el primer paso y más difícil es salirse de la manada y encerrarse con uno para elegir la vida que le gustaría. Una vez hecho, entonces toca remangarse e ir moviendo piezas del puzzle para irnos acercando a la imagen deseada.

    Y tener presente esa imagen (aunque se vaya modificando en el tiempo) es la que nos da la libertad y felicidad a la que me refiero.

    Porque sin metas, no hay camino, y sin camino, podremos estar en cualquier sitio sin haberlo elegido.

    Gracias de nuevo por tu aportación.

    Saludos,

    Javier.



    ResponderEliminar

Gracias por comentar.